Juan Pablo Gándara de Toreno

TARDÍAS NIEVES DE FEBRERO

TARDÍAS NIEVES DE FEBRERO

 

Albear nieve cubría
corvos tejados en verde
donde la vista se pierde
al fondo en la lejanía

Desde el ventanal veía,
nubes con cielo plomizo,
por el jardín un erizo,
¡casi no me lo creía!

Al ver cómo se movía,
sobre el campo manto blanco,
caminando hacia el barranco,
sobre la calle vacía

Suave, en movimiento tardo,
medio hundido en el nevero
que, a veintitrés de febrero
arribaba con retardo

Postrado, al lado de un cardo,
que se cruzó en su camino
fuera el azar o el destino
a él, le sirvió de resguardo

Realizar cosas con tino,
siendo un sujeto prudente,
que no resulte indecente,
ni conduzca al desatino

Qué triste día del invierno,
hoy lo observo y lo adivino,
ver en blanco el verde pino,
desde el fondo de este infierno

Mi corazón ya no es tierno
y a veces, se desvanece,
cualquier día aquí perece,
sucumbiendo al desgobierno

Miraré por la ventana,
permaneciendo a la espera,
que arribe la primavera,
presta en alguna mañana

Mi esperanza se desgrana,
esparcida en la ventisca,
como copos en cellisca
que todo el campo engalana

Cuál tedio, vaya desgana,
la ilusión casi he perdido,
después de haberla tenido
se ausentó por la ventana

La nieve se va licuando,
rayos de sol en febrero,
revolotea el carbonero,
el frío se iba marchitando

Con él van mis esperanzas,
envuelto en el desconsuelo,
con la moral por el suelo,
no valen las alabanzas

Ya nada me reconforta,
ni las nieves de febrero,
ni el gélido mes de enero.,
ni el suplicio que se acorta

Fugaz estampa en albura,
alborear de un nuevo día,
ni con ruegos a porfía,
te eximen de esta locura

La mente siento inmadura,
tan carente de descanso,
sin rumiar y haciendo el ganso,
cuál mezquina en la cordura.

Y sin lógica evidente,
cual es nevar en febrero,
sin haber sido en enero
como ocurre habitualmente

Resulta más que patente,
que el tiempo no me acompaña,
en esta larga compaña,
que transcurre lentamente

Aunque, solo fugazmente,
el paisaje había cambiado,
todo el campo transformado
en algo tan infrecuente

Aun siendo fuerte de mente,
por mucho que se presume,
la vida aquí te consume.
¡Siempre! ¡Inexorablemente!

JUAN PABLO GÁNDARA DE TORENO

Siempre romántico y aprendiz de poeta

Picture of Juan Pablo Gándara de Toreno

Juan Pablo Gándara de Toreno

Escritor

Compartir:

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad